Protusión discal cervical - Clínicas H3 fisioterapia

Protusión discal cervical y lumbar

Qué es una protusión discal

Una protusión discal es el abombamiento de la envoltura fibrosa que rodea el disco vertebral.

En las protusiones discales se produce una deformación del disco intervertebral y una rotura parcial de las fibras más internas del disco, de forma que se desplaza el núcleo pulposo del disco intervertebral y se genera una protusión discal.

Protusiones discales. Tipos

Las protusiones más comunes son las que se producen en las regiones cervical y lumbar de la columna, pudiendo clasificarse por tanto en estos dos tipos:

  • protusión discal cervical
  • protusiones discal lumbar

Protusiones cervicales

La protusión discal cervical se suele producir por el envejecimiento de los discos, lo cual es lo más normal. Si a eso se le suman factores genéticos, posturas prolongadas con la cabeza adelantada, traumatismos o accidentes de tráfico, sedentarismo, deshidratación etc., la probabilidad de sufrir protusiones cervicales será mayor.

Las protusiones cervicales más comunes en esta región son las producidas entre las vértebras cervicales C5-C6 y C6-C7.

Protusiones lumbares

Al igual que sucede con la protusión discal cervical, el paso del tiempo hace que la envoltura fibrosa que rodea los discos lumbares y protege el núcleo de los mismos, se desgaste y pierda su resistencia. Factores posturales como pasar mucho tiempo sentado sin la activación adecuada de los músculos de la columna, falta de ejercicio, mala hidratación, factores genéticos y traumatismos pueden precipitar la aparición de la protusión discal lumbar.

Las protusiones lumbares más comunes en esta región son las producidas entre las vértebras lumbares L4-L5 y L5-S1

Protusión discal. Síntomas

Lo primero que debemos destacar es que las protusiones discales son muy comunes y no tienen por qué dar sintomatología. De hecho, hoy en día se realizan numerosas resonancias magnéticas y eso ha llevado a que se detecten muchas hernias y protusiones discales asintomáticas, en más del 70% de sujetos sin dolor.

Por tanto, una protusión discal que no comprime la raíz nerviosa, aunque exista dolor de espalda, debe ser tratada como si no se hubiera detectado dicha protusión.

En los casos en que existan síntomas de la protusión lumbar, estos pueden ser dolor de espalda por el espasmo muscular o contracturas de la musculatura circundante a modo de defensa, o dolor irradiado por las piernas y hormigueos por un posible estrechamiento del canal medular o la salida de algún nervio. En el caso de la compresión de un nervio sensitivo se podría producir alteración de la sensibilidad y si fuera un nervio motor se podría producir disminución de la fuerza en el grupo muscular que inerva.

En cuanto a los síntomas de la protusión cervical serían similares a los de la protusión lumbar, pudiéndose producir la contractura muscular defensiva y dolor irradiado por los brazos y hormigueos hasta las manos inclusive.

Protusiones discales cervical y lumbar - Clínicas H3
Protusiones discales en zona cervical - Clínicas H3

Protusión discal. Ejercicios y tratamiento de fisioterapia

Vamos a estudiar a continuación los tratamientos más eficaces para las protusiones discales.

Ejercicios para las protusiones discales

Para el tipo de patología de las protusiones discales, tanto si es sintomática como si queremos prevenir que vaya a más, es recomendable realizar ejercicios de fortalecimiento de la espalda, específicamente los ejercicios de estabilización o control motor, que trabajan la musculatura más interna de la columna que es la encargada de estabilizar para mantener las posturas y permitirnos realizar movimientos sin dolor y mantenerlo a largo plazo. Los ejercicios más conocidos para las protusiones discales se basan en el método Pilates, que combina ejercicios de estabilidad y fortalecimiento con estiramientos y movilizaciones. También es recomendable el tratamiento de la protusión discal lumbar y cervical mediante natación y yoga, tomando en cuenta determinadas limitaciones en caso de patología.

Tratamiento de la protusión discal cervical y lumbar con fisioterapia

El tratamiento de las protusiones discales con fisioterapia debe estar basado en una buena valoración clínica junto con la realización de pruebas de imagen, para tratar mediante terapia manual y ejercicios terapéuticos las regiones afectadas, incluyendo puntos de dolor muscular irradiado o puntos gatillo miofasciales, técnicas de movilización neural, técnicas articulares, estiramientos etc.

Dejar un comentario

(2 Comentarios)

  • Carlos

    Tengo una protusión cervical, haceis valoraciones gratuitas hacer luego un posterior tratamiento?

    • Clínicas H3 Fisioterapia

      Si claro, puedes venir a la clínica, te hacemos una valoración gratuita y te aconsejamos un tratamiento. Tenemos especialistas que tratan casos como el tuyo con resultados muy positivos. Nuestro teléfono es 916015830

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies