Tratamiento rotura fibrilar de gemelo  - Clínicas H3

La rotura de fibras en el gemelo se trata de una lesión muy común, principalmente en aquellas personas que realizan una actividad física intensa.

No obstante, la rotura fibrilar del gemelo también puede aparecer simplemente al realizar una actividad tan sencilla y cotidiana como es bajar unas escaleras.

Una forma sencilla de reconocer si tienes una rotura de fibras en el gemelo es cuando notas como si hubieras recibido una “pedrada”. Esta sensación te provoca un dolor intenso y localizado en la parte interna del gemelo.

Con la rotura fibrilar puede aparecer un hematoma superficial o profundo, en función de la zona lesionada.

En Clínicas H3 estamos especializados en el tratamiento de la rotura fibrilar del gemelo, y contamos con profesionales experimentados y los mejores medios técnicos para su recuperación.

Nuestros fisios llevarán a cabo el tratamiento de fisioterapia manual más adecuado al tipo de lesión, realizando ejercicios activos y estiramientos apropiados.

Así mismo, en nuestras clínicas disponemos de aparatología de última generación para realizar el tratamiento de la rotura fibrilar del gemelo con EPI o diatermia.

A continuación te contamos cómo y por qué se produce la rotura de fibras, y qué podemos hacer para su tratamiento y su prevención.

Los síntomas de la rotura de fibras en el gemelo

La rotura fibrilar del gemelo se caracteriza por los siguientes síntomas:

— Dolor localizado e irradiado por la parte posterior de la pierna

Alteración o incapacidad para caminar con normalidad

Presencia de hematomas internos o superficiales

— Dolor al estiramiento y a la contracción de las fibras musculares

Las causas de la rotura fibrilar del gemelo

Se pueden distinguir una serie de posibles factores o causas que provoquen la aparición de la rotura de fibras en el gemelo:

— La fatiga muscular, que aparece cuando no respetamos los periodos de descanso o estamos realizando un “sobreentrenamiento”.

La falta de flexibilidad. Un trabajo inadecuado a la hora de realizar los estiramientos, o la tendencia al acortamiento por un desarrollo excesivo de la masa muscular, puede limitar el movimiento normal.

La fisiología muscular del gemelo ya que, al ser un músculo formado principalmente por fibras rápidas, tiene tendencia a sufrir lesiones por una mala coordinación muscular, un “sobreestiramiento” o una sobrecarga durante la fase excéntrica del movimiento.

El frío y la humedad son condiciones ambientales que dificultan la entrada en calor del músculo y favorecen la aparición de la rotura fibrilar del gemelo.

Utilizar un calzado inapropiado produce la pérdida de amortiguación y favorece la rotura de fibras.

Otros posibles causas

Presencia de una lesión anterior. Molestias previas en el tendón de Aquiles, o derivadas de sobrecargas, pueden conllevar la aparición del problema.

La pérdida de líquidos y sales. Debido a la sudoración durante el ejercicio podemos aumentar las posibilidades de sufrir todo tipo de roturas y problemas musculares, como es el caso que nos ocupa.

Realizar un calentamiento inadecuado puede desembocar fácilmente en una rotura fibrilar del gemelo.

Tener una mala salud general. Los malos hábitos alimenticios, la falta de descanso, el consumo de alcohol, tabaco y otros, suelen influir de manera negativa en la aparición de este tipo de lesiones.

Los factores son innumerables y es difícil conocer la causa exacta de la aparición de una rotura de fibras en el gemelo que, por norma general, es consecuencia de la suma de varios de estos factores.

Ejercicios para rotura fibrilar de gemelo en sesión de fisioterapia
Ejercicios para rotura fibrilar de gemelo en sesión de fisioterapia

Recuperación de la rotura fibrilar del gemelo. Tratamiento con fisioterapia

Una lesión como la rotura de fibras en el gemelo provoca alteraciones en el ritmo de entrenamiento y de la actividad física pudiendo llegar incluso a propiciar la suspensión de la misma.

Es importante conocer que no todas las roturas de fibras son iguales y que, dependiendo de la extensión de la lesión, la recuperación de la misma puede ser más o menos larga.

Los tiempos de recuperación y tratamiento de la rotura fibrilar del gemelo van desde los 10 días a los 3 meses.

El primer paso para iniciar la recuperación de la lesión, es acudir a un profesional que valore el alcance de la lesión, siendo muy recomendable la realización de una ecografía musculo-esquelética para poder llevar a cabo un diagnóstico certero.

Se deben seguir las pautas de reposo y actividad física establecidas en función del tipo y alcance de la lesión. La aplicación de hielo será fundamental en las primeras 72 horas.

Objetivos y etapas del tratamiento de la rotura fibrilar del gemelo con fisioterapia

— Primera fase (48-72 h): Disminuir el dolor y la inflamación mediante la aplicación de hielo, compresión mediante vendaje y descarga/reposo relativo.

— Segunda fase (3 días a 1 semana): Se debe mejorar el rango de movilidad y disminuir el dolor mediante la movilización, electroterapia (US, micro corrientes, galvánica), contracciones isométricas, estiramientos suaves y masaje suave.

— Tercera fase (1 a 3 semanas): Mejorar la fuerza, elasticidad y resistencia mediante isométricos, potenciación con ejercicios activos y estiramientos. Es fundamental trabajar la propiocepción.

— Cuarta fase (4 a 6 semanas): Retomar la competición o la actividad mediante un entrenamiento específico, realizando ejercicios con fase excéntrica y llevando a cabo una actividad física controlada y progresiva.

Antes de retomar la actividad física normal, es conveniente realizar una ecografía para comprobar la correcta cicatrización de la rotura fibrilar del gemelo.

Debemos haber recuperado la masa muscular anterior a la lesión y, en caso de reaparecer el dolor, debemos suspender inmediatamente la actividad.

Prevención de la rotura de fibras

Para retomar la actividad física con normalidad, se debe realizar previamente un calentamiento adecuado, así como unos cuidados “post ejercicio”.

Se recomienda colocar en las primeras fases un vendaje funcional para disminuir la sobrecarga de la zona.

Resulta fundamental el trabajo propioceptivo para no recaer en la rotura fibrilar del gemelo, así como el descanso como complemento a una correcta recuperación.

Igualmente se deben seguir una serie de buenas prácticas que ayuden a evitar las recaídas:

Diseñar una carga de entrenamientos ajustada a nuestro nivel

Mantener unas rutinas de hidratación apropiadas

Elegir una calzado y ropa deportiva adecuados

Fomentar los buenos hábitos

Utilizar cremas de calor

Llevar a cabo un buen calentamiento

Tratamiento en Clínicas H3 de la rotura de fibras del gemelo

En Clínicas H3 estamos a la vanguardia en el tratamiento de todo tipo de lesiones.

Contamos con unas instalaciones muy completas, con aparatología de última generación para el tratamiento de la rotura fibrilar del gemelo, como la diatermia o la EPI.

Nuestros profesionales cuentan con el conocimiento y la experiencia necesarios para el tratamiento de este tipo de lesiones.

Si tienes cualquier consulta, escríbenos a info@clinicash3.es o llámanos al teléfono 916015830 y atenderemos todas tus dudas. Además, te podemos realizar un diagnóstico gratuito en el que obtendrás una valoración técnica y precisa sobre tu lesión y todas las soluciones que podemos aportarte.

Victor Bodega

Fisioterapeuta
Lesiones/rehabilitación
Pedir cita con Victor

Pide cita ahora o llama al  teléfono  916015830
¿Problemas para pedir cita/dudas? Nosotros te llamamos...
Introduce aquí tu teléfono de 9 dígitos

Carlos Puche

Fisioterapeuta
Lesiones/rehabilitación
Pedir cita con Carlos

Este sitio web utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies